Podem BCN - Una eina al servei de la ciutadania

Camino a la catarsis colectiva

Hoy es ocho de marzo y aprovechamos la visibilidad que este día tenemos las mujeres para denunciar y exigir. Hoy, ocho de marzo, es una buena oportunidad para evidenciar la precarización del empleo femenino, la brecha salarial que sigue en aumento entre mujeres y hombres, la segregación laboral que persiste, la invisibilidad de todo el trabajo no remunerado que supone el sostenimiento de la vida (que también es trabajo).

 

Hoy ocho de marzo llamaremos por su nombre a la crisis de los cuidados que está en vigor desde que se hizo efectiva la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral.

Hoy es ocho de marzo y tenemos la responsabilidad de posicionar el debate de los cuidados en el centro de la agenda política, porque ya estamos hartas de que suponga un tema secundario. Si no hablamos de cuidados tampoco apuntaremos que estos deben proveerse desde el estado y que debe ser un trabajo compartido con responsabilidad e igualitariamente entre hombres y mujeres.

Desde los movimientos de mujeres, algunas que nunca antes habíamos participado en política institucional ahora hemos dado un paso hacia adelante. Este año, mientras preparemos las pancartas independientemente de los lemas que en ellas se escriban, muchas de nuestras voces interiores repetirán esta vez Ahora… Nosotras… Repetiremos, como otros años, que no queremos recibir regalos ni felicitaciones porque haber nacido mujer no es motivo de celebración, como tampoco debería serlo haber nacido hombre.

Hoy es ocho de marzo y queremos que se hable de la reorganización de un sistema de cuidados ineficaz que nos sobrecarga y que no nos representa. Queremos que se hable de crisis desde un enfoque multidimensional y en femenino, que hablemos de economía feminista y denunciemos el paradigma neoliberal de la economía que además de sostener privilegios masculinos estereotipa a las mujeres, dimensionadas en tanto que esposas y madres y consideradas trabajadoras de segundo nivel en el trabajo de mercado. Ahora… Nosotras… Decimos que no.

Y aprovechamos cada uno de los 364 días restantes que no son 8M para ofrecer propuestas, porque esta no es la lucha de un día al año, ni del último año de una legislatura. Tampoco es la lucha de quienes en declaraciones casposas se agarran a un clavo ardiendo hoy ofreciendo soluciones a problemas que ignoraron mientras gobernaban en un cómodo sistema de cuidados que desprotegía a la mitad de la población.

Ofrecemos soluciones porque nosotras somos trabajadoras de éxito que nos desenvolvemos en un sistema de cuidados obsoleto que nos discrimina, en un mercado laboral perverso e injusto con horarios incompatibles con el cuidado y ante la pasividad de la clase política que ha gobernado hasta ahora. Y resolvemos revolucionar las bases del sistema con una “catarsis colectiva que nos saque de esta inercia patriarcal”, como María Pazos apuntó el lunes en la presentación del documento de Podemos para reorganizar el sistema de cuidados en España.

Asumimos que la responsabilidad del cuidado es de todxs y apostamos por servicios públicos de atención a la dependencia y educación infantil. Nos preocupamos por sostener la vida y hacerlo en co-responsabilidad con un estado que ha estrangulado la economía de las familias trabajadoras, que incluso con empleo ya no llegan a fin de mes.

Queremos a las mujeres bien arriba, rompiendo techos de cristal y despegándose de suelos pegajosos que nos impiden crecer y apostamos por medidas en el mercado laboral que defiendan esos retos frente a los estímulos al trabajo precario y parcial del PP.

Por eso, reivindicamos que las mujeres no somos mano de obra de alto riesgo. El problema no es que exista la posibilidad de que las mujeres accedan a reducciones de jornada o que alarguen los permisos de maternidad con excedencias. Tampoco debería ser que acompañemos a los nuestrxs al médico cuando es necesario.

El problema es que todas esas cuestiones son responsabilidades comunes y no deben recaer en las mujeres; que las políticas de conciliación no han conciliado sino que han derivado en dobles jornadas o han abocado a muchas mujeres a abandonar sus carreras profesionales para dedicarse a los cuidados.

Este ocho de marzo ya no pedimos permiso para hablar ni dejaremos que hablen por nosotras quienes no nos representan. Este 2015 es el año del cambio, en el que demostraremos que se puede gobernar de otra manera.

ÀREA DE FEMINISMES, GÈNERES I SEXUALITATS - (Laura Pérez) 

e-max.it: your social media marketing partner

Imprimeix Correu-e

Seu Podem Catalunya

Carrer sardenya 176
08013 Barcelona.